INICIO Consejos Regiones  
Indice de
Artículos

LOS DABBAWALAS DE MUMBAI,
REPARTIDORES DE COMIDA CASERA


Los dabbawalas trabajando

Según un artículo aparecido en el periódico El Pais he podido conocer que unos 5.000 hombres en Mumbai reparten a pie, en bicicleta o en transporte público, una media de 200.000 comidas al día, son los dabbawalas, los repartidores de almuerzos caseros. Estos repartidores recogen la comida en la casa del cliente, una comida que habrá hecho su mujer, y se la lleva a su lugar de trabajo.

 

Lo más curioso de todo esto es que apenas hay equivocaciones, y la comida llega a su destino con una exactitud aplastante, en un país donde en general las cosas funcionan a medias. Se dice que sólo un almuerzo de entre seis millones no llega a su destino. Existen los certificados Six Sigma e ISO 2000 que demuestran esta afirmación. En julio del 2008, el periodico "The Economist" publicó que los dabbawalas eran un modelo de precisión en los envíos del 99,9999%.

Los que trabajan haciendo este servicio se han convertido en un caso de estudio, ya que la organización funciona de una manera tan eficaz que otras empresas quieren ponerla en práctica. Según afirma Raghunath Medage, el presidente de la Asociación de Dabbawalas, el secreto está en el trabajo en equipo, el sentirse parte de algo y la apenas existencia de niveles jerárquicos (esto último sin duda muy interesante).

Los repartidores utilizan una especie de código postal de colores y letras que conocen perfectamente.

Hacen uso de un compartimiento de carga del metro de Mumbai donde colocan los recipientes de los almuerzos dependiendo del área a donde se dirijan. Un recipiente de comida puede pasar por las manos de hasta cuatro dabbawalas y recorrer hasta 70 kilómetros .

Los clientes, muchos de ellos oficinistas, que solicitan este servicio reciben en muchas ocasiones la comida aún caliente, siendo la puntualidad otra de sus virtudes. Los almuerzos deben estar repartidos antes de las doce y media, y tres horas son las que se necesitan para repartir y más tarde recoger esos 200.000 almuerzos.


Un Dabbawala en bicicleta, Joe Zachs

La comida se transporta en unos cilindros metálicos con varios compartimentos que luego deben recoger y llevar de vuelta a la casa del cliente. Hace poco se ha empezado también a repartir comida de los restaurantes, para aquellos que no tienen a nadie en casa que les cocine.

El coste de este servicio para el cliente es de unas 400 rupias (6 euros) al mes, y el repartidor puede ganar al mes unas 7.000 (90 euros).

Se dice que este tipo de repartos es una tradición que viene desde hace 120 años, donde los indios empleados por las compañías británicas empezaron a utilizarlo. Hasta hace poco apenas utilizaban ningún tipo de tecnología, pero se han adaptado y ya reciben mensajes de móvil o de correo electrónico solicitando sus servicios.

Los dabbawalas se han hecho tan populares que muchos solicitan pasar un día con ellos, sobre todo estudiantes de negocios. Se estima que la industria de los dabbawalas crece entre un 5 y un 10% cada año.


Dabbawalas transportando los
almuerzos en un carro, Joe Zachs

 

Ir arriba

Navegando aceptas la Politica de Cookies